17 de abril de 2015

AL JEFE DEL CUERPO DE AGENTES FORESTALES

http://www.unpolf.es/2015/04/al-jefe-del-cuerpo-de-agentes-forestales.html#more
El próximo 1 de julio de 2015 entra en vigor la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de Protección de la Seguridad Ciudadana.
A partir de ese momento se generan y renuevan responsabilidades importantes para todos y cada uno de los miembros del Cuerpo que usted dirige y, por tanto, esas responsabilidades recaerán sobre usted. Debe preverlas, entenderlas, explicarlas, gestionarlas y exigirlas. Forma parte de sus funciones. Tiene en sus manos la responsabilidad de ejercer cuanto tiene que ver con las muchas responsabilidades del Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid.

No puede ni debe mirar para otro lado, ni escudarse en responsabilidades más altas. Debe ejercer de forma inmediata su cometido y disponer cuanto sea preciso para que el servicio de los Agentes Forestales se realice conforme a la exigencia que marcan las normas pero, a la vez, conforme a criterios de seguridad lógicos en toda actividad policial.
Los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid formamos una policía administrativa especial según dictado normativo de la Ley 1/2002, de Creación del Cuerpo de Agentes Forestales. Esta misma Ley nos dota de funciones policiales varias encaminadas a garantizar el cumplimiento de la vasta normativa medioambiental existente.
La nueva Ley de Seguridad Ciudadana conmina a las policías administrativas, en su artículo 7.4 a actuar y asumir protagonismo respecto a la seguridad ciudadana y pública: “El personal que realice funciones de policía administrativa tendrá́ el especial deber de colaborar en la consecución de los fines previstos en el artículo 3 de esta Ley”.
Evidentemente ese mandato se debe aplicar en nuestro campo de actuación, el medio natural, pero sabe usted tan bien como nosotros que ese campo es ya muy amplio y que ciudadanos y bienes, sujetos básicos de la protección marcada por la mencionada Ley, abundan en él.
Ante esta situación, solicitamos una reunión inmediata con usted, y le exigimos acciones urgentes que predispongan y preparen al Cuerpo ante este nuevo reto.
Esperamos de usted alta eficacia en la responsabilidad que tiene adquirida y la que se suma a partir de ahora y confiamos se advierta la dificultad del desempeño de nuestras funciones y el riesgo que acarrean.
Evidentemente, somos los primeros en asumir las responsabilidades asignadas y en ningún caso admitiremos obviarlas como principio de actuación. Todo lo contrario. Todos debemos comprender y reconocer que la omisión de funciones marcadas en Ley Orgánica provocaría un desorden normativo mayúsculo y una carga de responsabilidad evidente, en su caso mucho mayor.
Así pues, entendemos que debe usted modificar los patrones de actuación actuales, por inexistentes, a otros en los que la actuación policial sea segura y eficaz. Debe enfrentarse de una vez y con rigor a las situaciones profesionales que pueden acarrear circunstancias peligrosas. Exigimos de usted, formación precisa, medios adecuados, protocolos policiales y principios básicos de actuación que hoy no existen.
Recuerde, nuestra responsabilidad es actuar conforme manda la nueva Ley de Seguridad Ciudadana. Ahora piense y entienda cual es la suya. Sí, tan grande es. EJÉRZALA.