2 de julio de 2014

LA INTEGRACIÓN OFICIAL DEL CUERPO DE AGENTES FORESTALES EN EL 112


Las desconexiones se producen frecuentemente en la Función Pública. Es el lugar en el que de forma más corriente el interés general se ve superado por el particular, cuando esto debería ser práctica prohibida.


Aprobada la Ley de creación del Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid y enunciadas una tras otra las funciones que debían desempeñar sus miembros parecía lógico entender que se sucedería una cascada de decisiones que pusieran en funcionamiento ese Cuerpo y que lo utilizaran en beneficio de la sociedad madrileña y de su medio ambiente.

Pero ahí aparecieron los intereses corporativos, los individuales, los incomprensibles, los interesados, los económicos, los sindicales, para abortar lo sensato.

Así costó tanto formar una Jefatura, organizar los servicios, practicar las funciones. Por ello no se incluyó de inicio al cuerpo en el Servicio de Emergencias 112 aunque una tras otra sus funciones, aprobadas en la Asamblea de Madrid, supuraran emergencia e inmediatez.

En el año 2006 se entendió por fin, y tras numerosas presiones, posible nuestra integración en el 112. Hace tres años se nos incluyó en el operativo pero se hizo tan solo en parte. Hoy se hace oficial esa inclusión y, aunque sigan cojeando las funciones para las que se nos capacita, hemos de entenderlo como un paso necesario, lógico e importante.

La Nota de Prensa de la Comunidad de Madrid indica que se nos activará ante emergencias tales como incendios forestales, aludes, rotura de una presa, quemas controladas o accidentes aéreos. Bien están todas esas cuestiones pero falta aquella que es el fundamento de nuestra Ley, de nuestro trabajo. ¿Seguirán siendo las llamadas al 112 por infracciones ambientales o presuntos ilícitos penales exclusiva de la Guardia Civil?¿Cuál es la razón?¿El interés general? No, este se pisotea.

En cualquier caso bienvenido sea el paso, la oficialidad de algo que los propios Agentes Forestales han practicado con profesionalidad. En cada actuación de emergencia realizada, y han sido muchas, los Agentes Forestales han contestado con lógica y sensatez al sinsentido de la desconsideración del 112.

Ahora, hecha oficial la presencia de los Agentes Forestales en el 112, surgen preguntas sencillas que afectan a nuestra capacidad para dar un servicio correcto, para que ese servicio sea además seguro para el propio Agente y para que la situación no se quede aquí sino que crezca y dé cuanto de sí pueda.

Es el momento de que la Jefatura del Cuerpo y la Dirección General que la sustenta entiendan con claridad el servicio que prestamos, atiendan a nuestras funciones policiales, de auxilio y protección civil y actúen en consecuencia.

Es el momento de adecuar las formas a los hechos y a los fines. Plantilla; turnos, entre los que deben considerarse los nocturnos a partir de ahora; guardias; servicio en parejas, la bien llamada patrulla forestal; indicativos y utilización adecuada de la Emisora, la que por cierto deberá prestar un servicio horario completo; medios adecuados, entre los que se incluyen los individuales, los colectivos, los de los vehículos, los de representación institucional y policial.

Es decir, la toma de una decisión comprende muchas otras cosas. En principio, el reconocimiento de lo que se es y en general la obligación y la responsabilidad de ser consecuente.

Señor Consejero. Hoy le hemos visto presentar la oficialidad de la integración de los Agentes Forestales en el 112. Lo ha hecho junto a una Jefatura uniformada. Gracias. Ahora le toca ser un gestor con lógica y no atender a las desconexiones que provocan los intereses mencionados al inicio de este escrito.