4 de marzo de 2014

LAS OPOSICIONES, LOS CONCURSOS DE TRASLADOS Y LAS COMISIONES DE SERVICIO



UNPOLF INFORMA 
 El Cuerpo de Agentes Forestales necesita urgentemente unas oposiciones y son varios los motivos para desearlas. Evidentemente el primero, y fundamental, es que el servicio que deben realizar los Agentes Forestales se encuentra ya afectado por el escaso número de funcionarios del Cuerpo. Pero hay otros razonamientos que se nos ocurren y que implican esa necesidad. Este colectivo precisa movimiento y entusiasmo. Y más aún cuando la cabeza pensante no ejerce, dormita, se hace necesario que la Escala Operativa tome las riendas. Nuevos agentes traerán más motivación, más exigencia. Estirarán de la experiencia de los veteranos y promoverán con su sola presencia el crecimiento del Cuerpo. 


Unas oposiciones nos enfrentarán a ciertos hechos que hoy no contemplamos. El proceso de selección debe ser distinto a los que ya conocíamos y más distinto aún debe ser el proceso de aprendizaje de los opositores aprobados. La Ley del Cuerpo es la base argumental de todo cuanto se debe pedir pero teniendo un punto por evidente, el sustancial. Trabajamos en terreno forestal, en espacios protegidos; lo hacemos sobre asuntos como fauna, flora, caza, pesca, patrimonio histórico; pero sobre todos ellos ejercemos la policía, la vigilancia, la custodia y sin olvidarnos de otros asuntos tan importantes como la protección civil. Unas oposiciones deben poner en valor toda la riqueza de nuestras funciones y competencias, incidiendo en lo importante y nunca proponiendo lo accesorio por delante.
Terminadas pues esas oposiciones, los nuevos agentes deberán pasar por un curso de preparación. Mientras este se sustancia debe producirse el correspondiente concurso de traslados, nunca antes como hemos oído o leído últimamente.

No seremos nosotros quienes quitemos importancia al lugar donde venimos trabajando. Entendemos perfectamente que los Agentes Forestales deseen cambiar su puesto de trabajo para acomodarlo a su vida personal. El último concurso de traslados apenas dio oportunidades de cambio a los agentes aunque, eso sí, definió a la perfección lo que es en la actualidad la Jefatura del Cuerpo y todo cuanto la rodea y consiente.Somos conscientes, por tanto, de la necesidad de algunos y vemos lógica la pretensión de que un concurso de traslados permita la modificación de la ubicación laboral de esos agentes. Bien está que los sindicatos reclamen aquello que sus afiliados demandan.

Repetimos, hemos padecido hace bien poco un concurso que más bien parecía todo lo contrario. Leído con tranquilidad saltaba de forma inmediata una posible equivocación. La fecha del boletín debía ser errónea. Parecía un concurso de los años cincuenta o sesenta del siglo pasado. Oposiciones, concursos, dicen mucho de quienes los dirigen y de las organizaciones que los sufren o disfrutan. Se crece con ellos o nos hundimos por ellos. Hagamos las cosas bien, pensando en el bien común, en el colectivo. No nos dejemos engañar. Exijamos oposiciones porque son necesarias no como excusas de concursos aunque también los necesitemos.

Primero la oposición e inmediatamente después el concurso. Las plazas liberadas en este serán las elegidas posteriormente por los nuevos agentes. Según informaciones que nos llegan se pretende hacer al revés y además que aplaudamos. Primero el concurso y luego ya llegarán las oposiciones.

Entendemos en UNPOLF las prisas de algunos pero no a costa de equivocar gravemente el proceso. Sin embargo, en la forma aceptada, aplaudida y jaleada bien pudiera ocurrir una cascada de despropósitos:

1.      Un concurso bien organizado pone a disposición todas las plazas existentes, incluso las de los Agentes interinos.

2.      El concurso se sustanciará en un periodo de tiempo razonable. Si es inmediato como nos informan acabará, como mínimo, con el año.

3.      El año que viene hay elecciones en la Comunidad de Madrid y no queriendo ser fatalistas si debemos avisar que bien pudiera olvidarse el asunto de las oposiciones. Hay que tener en cuenta que a estos señores se les ha olvidado pagarnos una extra, darnos días de asuntos propios, de vacaciones, nuestras treinta y cinco horas, etc. Se les pueden olvidar unas oposiciones de Agentes Forestales.

4.      En fin. Bien pudiéramos quedarnos sin ellas y sin las plazas ocupadas por los compañeros interinos.


Pero bueno, quién sabe. No hay nada que no se arregle con varias comisiones de servicio.  Y esto viene a cuento porque la Jefatura del Cuerpo de Agentes Forestales ha entendido mal, presuntamente, lo que es una Comisión de Servicio. No sabemos ya como definirlas. Si legalmente viene establecido que deben desempeñar un cauce transitorio que permita acomodar determinadas desviaciones del servicio, la Jefatura parece, presuntamente, entender todo lo contrario. Nada de transitorio o temporal, nada de necesario para el servicio. Todo lo contrario. Servicio a la carta. Es más, ya no la demanda la Administración, ahora la pide el Agente o la ofrece entre palmadas en la espalda el todopoderoso.

Desde UNPOLF pediremos la Oferta de Comisiones de Servicio para la temporada 2014. No lo haremos para entrar en el juego más antiguo, aquel que espera el premio del amo cuando este se cree un ser superior que todo lo otorga. No. Lo haremos para denunciar una situación vergonzosa que nos retrotrae a épocas indignas.

Comisiones de servicio que permiten cambios de puestos de trabajo sin que exista un precedente que obligue a ello. Comisiones que bien se pudieran haber ofrecido con singularidad, con especificidad nominal, con pedigrí social, significan que ya no somos un colectivo. Comisiones de servicio que transforman y sesgan los posteriores concursos de méritos demuestran que ya no nos importa el compañero y que somos presa fácil del que manda, ordena y, por cierto, no gestiona.



Saludos.



NOTA (1): Existen situaciones determinadas donde un compañero puede y debe pedir sin pudor una comisión de servicio. Esas las entendemos y respecto a ellas, estamos para ayudar. No es el caso o los casos reflejados en este escrito.

NOTA (2): En UNPOLF entendemos que no debe proponerse bolsa de empleo alguna en futuras oposiciones. El interinaje no tiene sentido desarrollarlo respecto a las funciones que desempeñamos los Agentes Forestales.