23 de octubre de 2012

UNPOLF INFORMA



25 MEDIDAS NECESARIAS PARA EL DESARROLLO DEL CUERPO Y LA MEJOR PRESTACIÓN DEL SERVICIO PÚBLICO

17ª. NOTAS INTERIORES - COMUNICACIONES
Una de las medidas más necesarias a juicio de UNPOLF es un Reglamento que desarrolle las funciones, además de otros aspectos, que marca la Ley 1/2002 de creación del Cuerpo de Agentes Forestales. Su inexistencia provoca continuos vacíos, ya sean profesionales, relacionados con la gestión del Cuerpo, peor servicio al ciudadano, descontrol o irresponsabilidad. Recordemos que somos un Cuerpo policial. Tan importante consideramos el Reglamento que fue nuestra primera medida.

A falta de pan, buenas son tortas”. En el caso de Jefatura, parecen decir, “a falta de Reglamento, buenas son Notas Interiores”. Nada más lejos de la sensatez, de la lógica.

Veamos un ejemplo de Nota Interior y saquemos conclusiones varias. Es un ejemplo porque se repiten de forma constante los mismos hechos en la práctica totalidad de las Notas Interiores. 

Respecto al Asunto “Integración plena en los Protocolos 112”, se nos dice:
“Cumplidas por esta Jefatura las gestiones de integración efectiva del Cuerpo de Agentes Forestales (CAF) y su Emisora (ECAF) en los protocolos de actuación de Madrid 112, se encuentra totalmente operativo el Terminal de Información de que se dispone en la ECAF”.
“Como la selección entre los protocolos existentes se ha realizado ciñéndose a las funciones y ámbito de trabajo que tiene el Cuerpo de Agentes Forestales por ley, no habrá ninguna actuación distinta a las que en el histórico de este Cuerpo se han realizado ya”.
 (…)
“Recepción del aviso del Terminal de Información (TI). En tiempo real, en horario de presencia de emisoristas: Referenciado el aviso y localizado en el ámbito de actuación del CAF se tratará como una actuación del Cuerpo de Agentes Forestales. Solamente se omitirá el pase del aviso a las comarcas en principio, y salvo excepciones valoradas, las correspondientes a animales sueltos que signifiquen perros sueltos en carreteras o en general fuera de terreno forestal o agrícola. (…)”

Jefatura utiliza las Notas Interiores como mecanismo de propaganda propia. Hecho a discutir. En primer lugar porque no parece apropiado hacerlo y en segundo lugar porque tampoco parece merecido.

Jefatura no tiene en cuenta ni lo que somos, ni lo que nos rige. No conoce la Ley 1/2002, la obvia permanentemente. En este caso, no aparecen ni están integradas en los protocolos las actuaciones/funciones encaminadas a la persecución del delito ecológico o la infracción administrativa y curiosamente sí que lo hacen funciones que no tenemos (perros en carreteras).

Jefatura abandona a los Agentes. En el ejemplo, nos trata igual que el objetivo de la actuación. Ni es una función nuestra, ni tenemos medios adecuados, ni estamos preparados para acometerla.

Jefatura nos dispone en contra de un servicio público adecuado. En vez de establecer con claridad nuestras funciones y actuaciones, calla y cede. Posteriormente ejecuta la orden sin más. No entiende que hay servicios que no podemos dar y se consigue justamente lo contrario de lo que se debe pretender. El servicio ciudadano encomendado no se presta de forma adecuada. Jefatura entiende que el procedimiento se cumple con atender el aviso y presentar allí un Agente. No tiene capacidad para comprender que el hecho solicitado no queda cerrado y que el Cuerpo de Agentes Forestales se resiente ante el ciudadano.

Jefatura se cura en salud, cubre su responsabilidad. Y lo hace de forma tan retorcida como sea menester. No importa que la Nota Interior sea ilegible, posiblemente ese sea el interés. No importa que apenas sea práctica, no importa que confunda en vez de aclarar, no importa la contradicción. Se busca salvar la propia responsabilidad y se llega a extremos sonrojantes.

Observemos de nuevo el ejemplo: Lean el último párrafo. Háganlo varias veces para entenderlo. 

¿Ya? Se nos avisará, dice la Nota. Únicamente se omitirá el pase del aviso en las actuaciones correspondientes a animales sueltos que signifiquen perros sueltos en carreteras, salvo excepciones valoradas.

No es función nuestra. No han sido capaces de explicarlo al 112. Prefieren mantener el problema. Pretenden dar gusto al Agente que protesta (se omitirá el pase del aviso), cubren su responsabilidad (salvo excepciones valoradas). Pero ¿quién valora esas excepciones? ¿un emisorista?¿el propio Agente? La realidad es que el aviso se da y a Jefatura poco le importa el fin de la actuación porque poco le importa el Cuerpo de Agentes Forestales.

Necesitamos un Reglamento, un Mapa Operativo con procedimientos normalizados que organice y disponga con claridad numerosos aspectos que hoy son regulados tarde y mal. Necesitamos un Reglamento que obligue y responsabilice a la Jefatura del Cuerpo.
Existe, por el contrario, un exceso de Notas Interiores, farragosas, irresponsables, desorganizadas, incluso contradictorias en ocasiones, extrañas, que sirven para bien poco al Agente, al ciudadano y al medio natural de la Comunidad de Madrid.

¿Hasta cuándo seguiremos así?