19 de julio de 2012

UNPOLF INFORMA

 
25 MEDIDAS NECESARIAS PARA EL DESARROLLO DEL CUERPO Y LA MEJOR PRESTACIÓN DEL SERVICIO PÚBLICO

6ª.  DUPLICIDAD

       En el año 1983 se transfieren competencias y personal medioambientales desde el Estado a la Comunidad de Madrid. El Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid establece con claridad competencias y regulación sobre la protección del medio ambiente. El Estado de las Autonomías, la Constitución Española.

En 1986, la Ley 2 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado establece que la Seguridad Pública es competencia exclusiva del Estado. Pero inmediatamente después da participación a Comunidades y Corporaciones Locales. ¿Es seguridad pública la protección del medio ambiente, del medio natural madrileño? Evidentemente. Bienvenido al club aquel que se dé cuenta en estos momentos de que sí, de que lo es.

En el artículo 12.b de la Ley 2/1986 de FFCCSS se establece como competencia de la Guardia Civil “velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y medio ambiente, de los recursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, piscícola, forestal y de cualquier otra índole relacionada con la naturaleza”.
Transferidas las competencias medioambientales y el personal que ejercía su policía a las Comunidades Autónomas, se crea en el año 1988 el SEPRONA. Eran años en los cuales la Administración crecía sin orden, donde el fin era el infinito del que hoy se huye.

Las Comunidades Autónomas organizan a sus funcionarios y empleados públicos según Leyes y normas propias con el tronco común de la Ley de Función Pública estatal. A aquellos funcionarios con potestades jurídicas especificas se les asignan regímenes jurídicos específicos.

Los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid se disponen finalmente como Cuerpo de funcionarios, como Agentes de la Autoridad, como  policía administrativa especial y como policía judicial.

Hoy, en la Comunidad de Madrid, Agentes Forestales y SEPRONA tienen y mantienen las mismas competencias y funciones. Dos colectivos para la misma función. 

La Policía Local ha venido desarrollando en los últimos años un papel importante respecto a las seguridad pública. Establece la Ley 2/1986 de FFCCSS respecto a aquellos problemas que pudieran surgir entre la prestación de funciones de Policía Local por un lado y Guardia Civil o Policía Nacional por otro que no existe condicionamiento constitucional respecto a las funciones desempeñadas por unos y otros. Tampoco existe ese condicionamiento  respecto a las que desempeñamos Agentes Forestales y Guardia Civil. Dice más esa Ley.

Deben evitarse las duplicidades y concurrencias innecesarias. Y a partir de ahí cada Policía ha encontrado su sitio.

El SEPRONA en la Comunidad de Madrid sobra. Sí, parece fuerte. Es cierto, parece atrevido. Pero no tenemos ninguna duda. Podemos soportar con la mayor naturalidad la  mirada de cualquiera que defienda lo contrario. Es más, la nuestra desprenderá sentido común. 

Algunos podrán decir que estamos locos por plantear una cuestión que puede volverse en nuestra contra. Bien podría pensarse que somos nosotros los que sobramos. Podemos debatir cuantos aspectos al respecto se pretendan. Es más, nuestros argumentos desprenderán, también, sentido común.

En época de extremada crisis económica cuando se estudian al detalle presupuestos públicos, cuando se anuncian a “bombo y platillo” medidas de ahorro y recortes varios, cuando se eliminan duplicidades en la prestación de servicios, tal vez sea necesario dirigir exclusivamente a los Agentes Forestales a sus funciones de seguridad medioambiental encomendando a otros las funciones originales y generales relacionadas con la seguridad ciudadana que poseían y mantienen.