15 de julio de 2012

UNPOLF INFORMA

 25 MEDIDAS NECESARIAS PARA EL DESARROLLO DEL CUERPO Y LA MEJOR PRESTACIÓN DEL SERVICIO PÚBLICO

5ª.  UNA CONSEJERA VALIENTE

Desde la confianza adquirida pedimos a nuestra Consejera que sea valiente. Preguntará usted que dónde y cuándo se ha adquirido tal confianza. Dirá con atino que no ha tenido reunión alguna con nosotros y que apenas nos conoce.
Estará de acuerdo en que la confianza se adquiere de muchas formas y entenderá que después del considerable aumento horario (12 horas de jornada los sábados y 12 horas los domingos) sin contraprestación alguna, la eliminación de días de asuntos particulares, una notable bajada de sueldo o la supresión de la paga extra de navidad ya tengamos cierta confianza. Estas cosas tan graves no se hacen a desconocidos, se necesita confianza.
Pues eso, necesitamos que sea valiente, que lo sea para todo. Asumidas o no esas medidas, le pedimos que siga, que no se quede ahí, pero eso sí, cambie usted la táctica.
Consejera, es usted la máxima responsable del Cuerpo de Agentes Forestales. Y esa palabra, responsabilidad, olvidada hace tiempo en la función pública queremos que vuelva a sonar.
La política parece ejercerse ya únicamente al más alto nivel y como mecanismo de enfrentamiento. Pero hay otra política, desgraciadamente arrinconada, que tiene en cuenta la gestión, la organización, la rentabilidad, la eficacia.
Los cargos políticos intermedios ya no ejercen, si acaso son meros intermediarios. A veces ni eso. Y peor aún, precisamente por eso, por no ejercer, son considerados excelentes. El poder de decisión sobre lo nimio está en lo más alto. Cambie el sistema que padece el Cuerpo de Agentes Forestales.
Haga que cada Agente Forestal dé el mejor de los servicios públicos. Organice por fin el colectivo. Gestione nuestras potestades  y aplíquelas como tales a las funciones que tenemos. Exija de sus cargos intermedios profesionalidad y dedicación.
En eso consiste también el cargo de Consejera. Bien está ahorrar cuanto se pueda, aunque bien valdría variar el soporte siempre utilizado, pero la responsabilidad que contrajo nos da pié a la exigencia. La de sacar el mayor rédito posible al Cuerpo de Agentes Forestales, la de defender al colectivo al que representa, la de impulsar sus capacidades.
No sea una política más. Ponga el término en su justo sitio y trabaje junto a nosotros. La necesitamos, la necesitan nuestras funciones y el medio natural madrileño. Tenga arrojo y valentía. Siga leyendo y estudie estas medidas tan necesarias aunque alguna de ellas le parezca, solo en principio, poco viable.