23 de marzo de 2012

10 AÑOS DE LA LEY DEL CUERPO DE AGENTES FORESTALES DE LA COMUNIDAD DE MADRID


UNPOLF rinde homenaje a “nuestra Ley” y al trabajo de los que la hicieron posible. Aunque parece que a alguno le cuesta entenderla, configura lo que somos. Nuestro proyecto sindical se asienta en el desarrollo de las funciones que en ella se recogen y en sus principios inspiradores. 




La Ley que creó el Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid tiene ya diez años. Parece nada y han pasado ya tantas cosas.
Éramos una Escala dentro del Cuerpo de Técnicos Auxiliares de la Administración Especial con una subordinación evidente a otros Cuerpos. Sin función propia alguna, a expensas de las necesidades o de los caprichos de otros.
El Cuerpo de Agentes Forestales ya tiene poso en la Comunidad de Madrid, es conocido como tal, referente en la defensa del medio ambiente y mucho o buena parte de ello se lo debe a la norma de creación.
La Ley ha representado, además, la mejor defensa de la profesión. Literalmente. Si los escasos avances o el insuficiente desarrollo de las funciones o estructura del Cuerpo han venido ligados al empeño de los propios Agentes Forestales, los ataques, curiosamente, llegaron de aquellos que tenían, por la propia Ley, el mandato contrario. Permaneció fuerte la Ley 1/2002 y nos mantuvo en el sitio que nos corresponde.
UNPOLF se ha creado con una base de opinión y posterior acción muy precisas. El desarrollo de la Ley 1/2002, de las funciones propias del Cuerpo, de la formación que permita acometer esas funciones en todo su contenido, de la estructura del Cuerpo y de la gestión más adecuada.
UNPOLF, en un tiempo donde la palabra y el hecho denominado crisis todo lo ocupa, entiende necesario y posible un avance amplio en la prestación del servicio público que emana de la Ley 1/2002 y que, evidentemente, protagonizamos los Agentes Forestales.
UNPOLF trabajará para conseguir de la Administración de la Comunidad de Madrid un mejor servicio medioambiental del Cuerpo de Agentes Forestales. Para ello es necesario un Programa de desarrollo Operativo del Cuerpo de Agentes Forestales. Con los medios actuales pero con cambios y modificaciones que son necesarios.
Dejando a un lado las necesidades jurídicas evidentes que dependen del Estado, el Programa de desarrollo debe tener tres partes fundamentales:
1.       Régimen Jurídico.
a.       Reglamento del Cuerpo de Agentes Forestales.
b.       Potestades jurídicas y consecuencias de estas en la más que posible nueva Ley Forestal de la Comunidad de Madrid.
c.       Nuevo INFOMA.
                                                  i.      Creación de un nuevo grupo: Grupo de Investigación, con protagonismo claro del Cuerpo de Agentes Forestales y eliminación del protocolo de subordinación actual a la Guardia Civil.
                                                ii.      Introducción en el Grupo de Seguridad.
                                                iii.      Mayor desempeño de funciones en la detección y prevención.
                                               iv.      Modificación de los parámetros establecidos en las funciones de extinción.
d.       Posibles Leyes sectoriales. Mención especial a nuestras funciones.
 2.       Formación.
a.       Formación en funciones propias del Cuerpo de Agentes Forestales en la Academia de Policía de la Comunidad de Madrid.
b.       Plan de Formación anual serio y actualizado con una gestión profesional de esa formación.
 3.       Gestión.
a.       Informe de la situación actual.
b.       Plan de desarrollo operativo del Cuerpo de Agentes Forestales.
                                                  i.      Optimización y restructuración jerárquica.
                                                 ii.      Protocolización de determinadas actuaciones.
                                                iii.      Operativos adecuados a las funciones del Cuerpo.
                                                iv.      Establecimiento de compatibilidad entre funciones y jornada y horario.
                                                 v.      Estudio de la comarcalización.
                                                vi.      Potenciación y desarrollo de la Especialización Operativa-funcional.
                                               vii.      Operativo especial de investigación de incendios forestales.
                                             viii.      Desempeño claro y diáfano del resto de funciones de incendios forestales (policía, detección, prevención y extinción).
                                               ix.      Introducción en el operativo 112.
                                                 x.      Plan de comunicaciones del Cuerpo.
                                               xi.      Coordinación con otros órganos de la Administración.
                                            xii.      Colaboración especial con Fiscalía.
                                          xiii.      Elaboración de un procedimiento de actuación en búsquedas y auxilio en el medio rural que se incluya como recurso en Madrid 112.


Seguiremos informando, saludos.